Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Parras de la Fuente/Pedro Pesina.- La muerte del pequeño de un año y medio que falleció por tomar veneno en Parras de la Fuente, se originó por negligencia de la propia abuela.

La investigación de la Fiscalía General del Estado arrojó como resultado que el veneno que ingirió el niño era Furdan, uno de los pesticidas mas tóxicos utilizado para matar plagas en los sembradíos.

Trascendió que la sustancia es altamente tóxica al contacto con la piel, los ojos y sobre todo por la ingesta.

El veneno es color rosa y de acuerdo a la declaración de la abuela, fue ella misma quién puso el veneno en un bote de yogurt danonino de fresa.

De tal forma que el niño no vio diferencia alguna sobre todo porque se encontraba en un envase amigable.

Incluso el abuelo se fue con la idea de que era yogurt y también lo probó aunque al percatarse del sabor lo escupió.

El niño no alcanzó a reaccionar y falleció camino al centro médico de Parras de la Fuente.

La abuela dijo que utilizaba ese bote como medida para una cantidad de 100 litros de agua.

Hasta el momento se desconoce si la Fiscalía General del Estado abrirá alguna investigación por negligencia.

Los hechos ocurrieron el sábado a la una de la tarde en el Ejido Parras del municipio Parras de la Fuente.

Alicia Huerta Suárez, abuela del menor, dijo que ella se encontraba lejos cuando alcanzó a ver que el menor hacía señas de sentirse mal por lo que fue a ver que ocurría, el abuelo estaba con él y también presentaba síntomas de dolor.

Fue en ese momento cuando se dio cuenta que habían tomado el veneno que ella misma había llevado para usarlo en el campo.

 

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+